jueves, 18 de enero de 2018

RELATOS DE LA HISTORIA NO OFICIAL, EPOCA COLONIAL Y REPUBLICANA

RELATOS DE LA HISTORIA NO OFICIAL, EPOCA COLONIAL Y REPUBLICANA

Ovidio Roca

El modo de producción de la vida material condiciona el proceso de la vida social, política e intelectual en general.  No es la conciencia del hombre la que determina su ser, sino, por el contrario, es su ser social el que determina su conciencia”. Carlos Marx

La colonización inglesa en Norte América no encontró indígenas sumisos  como los había en el área andina sudamericana, sino todo lo contrario, por lo cual no pudieron utilizarlos ni servirse de ellos. Las familias de colonizadores, muchas huyendo de la persecución religiosa, vinieron a asentarse, a trabajar y cada una de ellas desarrollo una especialización agrícola zonal: unos se dedicaron a la ganadería y agricultura, como el cultivo de cereales y plantaciones como el tabaco y algodón y otros se dedicaron al comercio y la industria. Es decir habían decidido establecerse y fundar su país de oportunidades.

Por su parte los conquistadores españoles consiguieron en la región andina riquezas mineras y de producción agrícola usando la mano de obra indígena ya domesticada por el imperio incaico. Su objetivo era enriquecerse rápidamente mediante la explotación de las riquezas que encontrasen y luego retornar a su patria.

Una de las formas de explotación fue la mita en las labores mineras y la encomienda en las actividades agrícolas, donde encomendero era el señor que protegía, cristianizaba y gozaba del trabajo casi gratuito de una comunidad indígena.

En la época Republicana, el espacio geográfico de Bolivia se reducía exclusivamente a aquel donde estaban los intereses de la oligarquía minera, de ahí que al carecer de capacidad para controlar los poco más de dos millones de kilómetros cuadrados con los que nació la República, perdieron rápidamente por guerras y negociaciones estúpidas la mitad de este territorio. Para llegar al mar que era la vida para sus exportaciones de minerales, se usaba el puerto de su vecino Perú.

Desde su inicio la economía andina se organizó al entorno de la minería y basada en el uso de la mano de obra indígena. El Estado se manejaba en función los intereses mineros que dio paso a una burocracia y una sociedad con mentalidad dependiente y parasitaria, la misma que para proteger sus intereses se muestra excluyente social y racialmente.

En el área rural altiplánica se consolido una sociedad campesina, desconfiada, huraña, comunitarista y con reducida iniciativa personal para solucionar sus problemas, esperando de la autoridad del jilakata o del patrón, las órdenes para hacer, o aguardando que el mítico Gobierno lo haga.

Con esto se logra construir una mentalidad a la cual cualquier vendedor de ilusiones puede manipular, como lo vemos especialmente hoy bajo el populismo cocalero. Como resultado la población boliviana, especialmente la del área andina, es portadora de una cultura colectivista que demanda la existencia de un Estado paternalista y clientelar que le satisfaga todas sus necesidades.

Desde el inicio, el desarrollo industrial y tecnológico de los países costeros mucho más competitivos impidió que en Bolivia país aislado y de mercado reducido surgiera la industria nacional, por lo que éste oriento y concentro su economía en la actividad primaria y extractiva.

Las regiones y los pueblos afuera del ámbito minero, como es el caso de los pueblos del oriente, fueron marginados y marginales. Estos pueblos como parte de su estrategia de supervivencia vivían al margen de cualquier norma impositiva y de registro estatal.
Han transcurrido cerca de quinientos años y en la era del Estado Centralista Plurinacional Cocalero se sigue con el extractivismo minero y ahora también gasífero, prevalece la economía informal, coca, contrabando, uso de las instituciones y recursos del Estado e inversiones en industrias fallidas.

Los instrumentos de la violencia del Estado, las fuerzas llamadas de seguridad, el ejército, la policía y los tribunales, siguen siendo el mecanismo para conservar el poder y someter a quienes osan disputarlo.


Al contrario de los que sostenía Heráclito, filósofo de la Grecia antigua: “Todo fluye, todo cambia, nada permanece”. Santo Noco Choco  filósofo de San Lorenzo de Mojos dice que en el Estado Plurinacional Cocalero: “Todo cambia y todo permanece igual”.

ovidioroca.wordpress.com 

lunes, 15 de enero de 2018

CITAS Y LECTURAS  SEMI PLANAS SOBRE EL MUNDO PLURINACIONAL COCALERO

CITAS Y LECTURAS  SEMI PLANAS SOBRE EL MUNDO PLURINACIONAL COCALERO

Ovidio Roca

Tenemos un largo camino por delante y necesitamos de buenos pilotos y de una buena tripulación, pues no llegaremos a un buen destino con conductores como los que tenemos actualmente. Uno de ellos, a quien que hay que reconocer su franqueza, nos dice que no sabe adónde va. Evo siente que: “Este mes voy a cumplir 12 años de presidente y a veces yo mismo me pregunto y no entiendo qué estoy haciendo, qué está pasando”.  Y no es solución que le pregunte al Álvaro, pues este seguramente lo conducirá y nos conducirá por caminos envolventes hacia el abismo o el averno. No iremos a Noruega o los países nórdicos, sino como dice Trump,  al destino de los países de mierda.

Se dice en el ámbito aymara que Evo es solo un muñeco, un icono indígena: “Evo ha perdido su propia identidad y lengua aymara, puesto que no se siente tan Orinoqueño, sino, y más sindicalista futbolero, cocalero mercantilista del Chapare. Además se ha colonizado por la ideología cubanista. Evo es monaguillo, un indio estandarte de Álvaro  y su camada de izquierdistas del siglo XXI, quienes usan y abusan, adulando y encubriendo su poca o ninguna formación académica. Evo de estandarte,  en primera fila están los comunistas socialistas (mestizos trasnochados ideológica política y académicamente). Entonces: ¿Qué garantía de cambio hay?”. Simón Yampara, Sociólogo.

Por su parte Linera se asegura y capitaliza su poder alimentando el Ego de Evo y le dice: “Evo es la personificación de la unificación de lo popular”. “Es núcleo ígneo de lo popular en movimiento”. Ver: Linera, la trinidad evista y la sublimación del llunku.

Como cada quien cuenta lo que quiere, Evo a su vez nos hace el cuento: “La hoja de coca, los productores y sobre todo los sindicalistas de los movimientos sociales vamos a ser inmortales, porque lo que hicimos en poco tiempo es algo inalcanzable desde la fundación de la república y eso es solo con la unidad del pueblo boliviano”. Tiene razón, se tendrá que trabajar muy  duro para solucionar el desastre que ellos están dejando a las actuales y futuras generaciones y este mal recuerdo será inmortal. 

La ventaja para los populistas es que actualmente vivimos en la civilización del espectáculo, por lo que ellos están en su salsa pues son maestros en el uso del lenguaje enrevesado, los medios de comunicación y la industria publicitaria, para alimentarnos con innumerables promesas, en realidad ilusiones, con las que están engordando nuestras expectativas y por tanto nuestra felicidad y nuestra frustración.

Vanamente estamos esperando que con discursos e innumerables leyes y decretos se solucionen los problemas. Las leyes pueden ser  buenas o malas pero al final lo que cuenta es el respeto a las reglas del juego, la correcta aplicación de la justicia, y el problema está en la conducta y comportamiento del Estado plurinacional donde se tiene la amarga experiencia  de fiscales y  jueces que solo interpretan y aplican la ley en función de los intereses del Gobierno. No se trata como dicen de que si algunos privilegiados y no el pueblo tienen abogados o consorcio de abogados. Si el gobierno decide que seas sancionado esta decisión es la que cuenta.

Nos olvidamos que lo importante para un país es el ambiente físico e institucional donde desarrollamos nuestras actividades: vías, infraestructura, escuelas, un sistema de salud, bancos, aparato productivo,  desarrollo tecnológico, meritocracia estatal y estado de derecho.

Los populistas viven de la mentira y tienen miedo que ésta se acabe pues después solo queda el caos, y les queda claro que cuando las expectativas no se cumplen la frustración estalla.

ovidioroca.wordpress.com







miércoles, 10 de enero de 2018

DEL POPULISMO CENTRALISTA A LA REPUBLICA DEMOCRATICA Y FEDERAL


Ovidio Roca
Para mis amigos todo para mis enemigos la ley”. Oscar Benavides Expresidente Peruano.

Un fantasma recorre Europa: el fantasma del comunismo decía el Manifiesto, ahora su secuela recorre el mundo: el Populismo.
En los últimos tiempos se ha  cambiado el  método para acceder y controlar el poder, se están dejando  de lado los golpes militares e ingresamos a una mecánica populista, electoralista y el manejo del pueblo mediante el temor y la manipulación.

Se usa abusivamente el aparato y recursos del Estado y con complicidad de los llunkus parlamentarios se elaboran cientos de leyes. Estas leyes y decretos redactados de forma ambigua son aún más peligrosos dado el actual sistema judicial, presto a acatar las instrucciones del gobierno para penalizar y amedrentar a la población. 

Sufrimos de un gobierno centralista que dispuso de muchos recursos económicos y logísticos y de una oposición endeble y atemorizada; situación que luego de doce años de tiranía nos esta llevado a un estado tal de desesperación que esperamos la solución aunque sea por el desastre: como esperar que se hunda el país con la esperanza que se ahoguen los masistas y nosotros podamos salvarnos

El populismo ama a las masas porque son fáciles de adoctrinar y de manipular, de mantenerlas como pongos atados a las dádivas del Estado, al Jefazo. Sin embargo el deterioro de la economía y el desgaste, ineficiencia y corrupción del gobierno está impulsando las protestas ciudadanas, con paros y bloqueos masivos de las organizaciones sociales y además el uso del arma efectiva de las clases medias que son las redes sociales por internet, como lo reconoce el mismo Evo.

Algunos cuantos que todavía intentan confundir a Bolivia, me di cuenta la mentira 21 de febrero de 2016, de esa mentira a la mentira del Código Penal del 2018 y quien sabe, hermanas y hermanos, una de las debilidades que tenemos son redes sociales”. Evo Morales

Después de la farra populista, de la devastación de las instituciones democráticas, de la destrucción de la economía productiva, viene la ardua tarea de reconstruir la Republica Federal, la institucionalidad democrática, la economía, la confianza ciudadana. Son épocas difíciles pues mucha gente aún cree que los bonos y promesas del populismo, que se reciben sin esfuerzo, son mejores que la responsabilidad y el trabajo que exige construir una economía y una sociedad sólida y estable.

Es de esperar que se logre el fortalecimiento de los partidos políticos, la unidad de los ciudadanos honestos y trabajadores, el consenso para una conducción unitaria del proceso democrático y la permanente opinión, orientación e información de las redes sociales.

ovidioroca.wordpress.com