lunes, 14 de agosto de 2017

PARA MIS ENEMIGOS LA LEY

Ovidio Roca

En una de mis caminatas matutinas conocí a un bonosolista que vive  en la zona de la Botella de Mendocina, esa de color naranja que los masistas luego pintaron de azul; y nos contaba que en su barrio se estaba trabajando puro ladrillo y cemento, haciendo un remedo de Parque, olvidándose que un Parque es naturaleza, son árboles frondosos que nos protejan del sol y de los vientos y nos muestran ese su verdor de esperanza.

Según los vecinos de la Avenida Principal de Hamacas, hace tiempo el Plan Regulador definió como área verde municipal, una extensa área de más de cinco manzanas y se decía que allí se construiría uno de los Parques más grandes de Santa Cruz. El área permaneció mucho tiempo con árboles y barbecho y hace unos años los del Municipio hicieron una canchita de futbol y luego una de básquet y el año pasado alguien alambro más del setenta por ciento del área y puso un cartel de: Propiedad Privada.

Según los vecinos lo que ocurrió es que dos muñecudos de la Alcaldía: una dirigenta política y un pariente político del bueno; habían comprado los terrenos a precio de gallina muerta, al no poder ser comercializada por las restricciones del Plan de Uso del Suelo.
Como el poder es para usarse, los muñecudos habrían cambiado el uso del suelo y ahora quieren hacer allí unos condominios de lujo. En la pequeña área que quedó para uso público, la Alcaldía está construyendo unos paseos para disfrute del Condominio y valorizar aún más estos terrenos.

Así lo comentan los vecinos y vaya algún valiente y averigüe. Sera esto verdad, será mentira y aunque es peligroso vale la pena verificarlo; alguien creíble e independiente podría hacerlo, podría ser algún Diputado, El Defensor del Pueblo cruceño, algún Fiscal, alguna institución cívica, aunque no es muy probable. 

Un amigo chucuta que escuchaba el cuento y que se crio conociendo lo que significan las mieles y las hieles del poder y sabiendo además lo que significa ser amigo o enemigo de la burocracia estatal poderosa e implacable, nos reflexionaba: Ninguno de nosotros pertenece a la burocracia gobernante, tampoco somos del partido de gobierno, ni de los sindicatos, ni de las logias; “somos solo ciudadanos respetuosos de la ley, por tanto somos nada”, por lo que les aconsejo: “callaros nomas”.

Luego de un largo silencia alguien dijo: Recuerdo a un Presidente Latinoamericano que resumió lo que expresó nuestro amigo, cuando dijo: “Para mis amigos todo, para mis enemigos la Ley”. Y ahora la pregunta es, quien podrá defendernos?: El Chapulín Colorado!, síganme los buenos, ciudadanos. ¡A lo que hemos llegado!.


ovidioroca.wordpress.com



jueves, 3 de agosto de 2017

LAS UTOPÍAS DEBEN CONTINUAR GUIANDO EL CAMINO

LAS UTOPÍAS DEBEN CONTINUAR GUIANDO EL CAMINO
Ovidio Roca
Hablar y opinar sobre ecología y protección del ecosistema tiene enfoques y vivencias diferentes si lo hacemos desde las oficinas de un Institución Pública, una ONG, los salones de una empresa o si somos vivientes en una pequeña comunidad, por ejemplo en el TIPNIS.

Engels decía en lenguaje común: “No se piensa lo mismo desde una choza que desde un palacio”. Marx, más al gusto de nuestro Licenciado, explicaba: “No es la conciencia del hombre la que determina su ser, sino, por el contrario, el ser social es lo que determina su conciencia.”

Cuando nos encontramos en condiciones precarias de acceso a la alimentación, la educación y la salud y vivimos prácticamente al día; lo que nos interesa es sobrevivir y cuando algún actor interesado nos ofrece solucionar nuestras carencias, queremos creerle y definitivamente le creemos; y no interesa y tampoco sabemos a qué costo nos llegará esa ayuda. Esto ocurre con esas famosas consultas a los pueblos originarios quienes necesitan creer en las promesas y responden lo que los encuestadores oficiales quieren escuchar y anotar.

Los interesados, agentes políticos, empresarios, negociantes hablan a los indígenas; de caminos, escuelas, hospitales, de bonos y prebendas. Luego detrás de ellos vienen los cocaleros, los madereros, cazadores, agricultores y ganaderos, que transforman rápidamente su entorno ecológico y forma de vida y los excluyen dejándolos en la miseria. De la misma forma ha sucedido con otros mega proyectos y la carretera condenará, en este caso, a poblaciones indígenas yuracarés, mojeñas y chimanes, algunas de ellas con escaso contacto con el mundo externo, a su desaparición porque eso además interesa a los nuevos colonizadores cocaleros.

Por otro lado, y esto debería interesar al mundo, la famosa carretera por el Tipnis destruirá irremediablemente un ecosistema de alta biodiversidad y en muchos casos ni siquiera estudiado, que se perderá antes de siquiera determinar su valor.
Sin embargo la forma de preservar depende de acciones practicas; hay que dar valor económico al ecosistema y se debe tener un dueño y responsable del territorio, pues como sabemos “lo que es de todos es de nadie”.

Y la población del mundo que recibe los beneficios ambientales, debe colaborar económica y técnicamente con el mantenimiento y preservación del ecosistema de estos bosques nativos y su ecosistema, pues hay que pagar por la fijación de carbono, la protección de los bosques y el tesoro que significa la biodiversidad para la ciencia y para el hombre. 

DE LAS UTOPIAS
Las utopías sustentables deben seguir guiando el camino a seguir, como aquellas amazónicas de El Dorado y la Loma Santa; y las poblaciones que viven en esos territorios y otros con que cuenta el país, pueden cuidar de estos espacios y vivir allí con otros que quieren seguir el mismo modelo de vida,  más vinculada con la naturaleza, una forma de vida de trabajo para cubrir las necesidades mínimas y  no consumista y en un territorio donde no se introducen especies exóticas, ganaderas o agrícolas.

Para ello se debería apoyar al diseño de un modo de vida amable y ecológico en la zona y facilitar la vida de quienes actualmente viven allí y para los que desean hacer ese tipo de vida; vida natural, lejos del consumismo, pero no de la moderna tecnología ambiental y productiva.

Se trata de implementar una modalidad de vida sin superpoblar el territorio, con pequeñas comunidades dispersas que no afecten y contaminen el ecosistema y siguiendo la filosofía de la naturaleza y el Dios de Spinoza, combinado culturas ancestrales con la más moderna tecnología. Tecnologías limpias para construir viviendas adecuadas, producir alimentos, medios de transporte, comunicación satelital, servicios de educación y salud. Para el transporte y el solaz existen cientos de ríos que se pueden utilizar, son las carretas naturales y no se necesita más, quizá unos drones.

EL ESTADO PLURINACIONAL CONTRA LA MADRE TIERRA
El ataque a la madre tierra y contra el ecosistema, motivado por intereses económicos y geoestratégicos, viene desde tiempo atrás. El año 2011 se reunieron Evo y Lula en Villa Tunari, ambos llevaban collares de hojas de coca para celebrar con la Empresa brasileña OAS y los cocaleros el inicio de la carretera de Villa Tunari San Ignacio de Mojos. Esta carretera de 306 Km fue directamente adjudicada a la Empresa OAS de los amigos de Lula, por la suma de 415 millones de dólares.

Para los cocaleros y su Presidente, el TIPNIS es estratégico pues queda en el área de expansión de cocales, lo que  los brasileros llaman la “estrada da coca” y otros la “rodovía do narcotráfico”, y une Villa Tunari del Chapare, con Mojos y las vías hacia La Paz y Chile y por el otro lado con Trinidad, Santa Cruz y Brasil.

Después de su primer intento fallido, ahora el MAS pretende aprobar una Ley, la Nº 266/2017-2018 de Protección, desarrollo integral y sustentable del territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS)", con la que se pretende eliminar la Ley 180 y la intangibilidad de esa área protegida y territorio indígena. Por esta vía luego viene la migración de cocaleros que amplían sus áreas de cultivo y traen productos químicos para el cultivo y la industrialización de la coca cocaína y de los mineros, madereros, ganaderos que irrespetan la cultura y usos y costumbres de los pueblos originarios arawacs de la amazonia.

Más grave aún, detrás de la carretera vendrán, no sólo nuevos colonizadores, sino también las empresas petroleras, madereras y el narcotráfico, proceso que de hecho ya ha comenzado, con la complicidad del Estado colonizador y cocalero.
La respuesta de los dirigentes de la Subcentral Tipnis ha sido: “No vamos a permitir que se agreda a nuestro territorio con la abrogación de la Ley 180. Tomaremos medidas como autoridades, dentro del territorio”.


Ahora lo que corresponde a la sociedad civil nacional e internacional es dar una solución económica y permanente, valorizando los bosques y la biodiversidad y pagando por ello.
ovidioroca.wordpress.com

lunes, 31 de julio de 2017

ANDREINA DE VIAJE POR CHIQUITOS Y SUS TEPUY; LOS ANDES Y SU MAR DE SAL, LOS CERROS DE PLATA Y LA CIUDAD BLANCA


Andreina Roca Aguilera

POR LA CHIQUITANIA

Una amiga de los abuelos llamada Fanny Fleur llego desde Nueva Caledonia, una isla francesa al lado de Australia. Ella es Profesora de Geografía e Historia y vino porque quería conocer Bolivia. Fanny es hija de unos amigos franceses de mis abuelos y que hace más de veinte años los invitaron a conocer Guadalupe y sus islitas cercanas, allá en el Caribe.

En una camioneta, mi tío Juan Pablo y su novia Nicol nos llevaros a la Chiquitanía, fuimos mis bisabuelos, yo y Fanny Fleur. Llegamos a  aguas calientes y cuando estaba anocheciendo nos metimos a las aguas calientes y nos quedamos desde las 6.30 hasta las 8.30 y luego nos fuimos a comer al Hotel que hay allí y es muy bonito.

Al siguiente día desayunamos y nos fuimos a los Hervores es un bonito arroyo de arena blanca y aguas transparentes y de trecho en trecho salen del fondo chorros de agua caliente, pero no queman. Me metieron en uno de esos hervores hasta el cuello y después al agua caliente me boto. La metieron a mi abuela varias veces pues decían que ella necesitaba de más de un hervor. Los hervores son como huecos que burbujean en el arroyo porque el centro de la tierra es lava y calienta el agua que sale de abajo. Había muchos turistas brasileros, menonitas y de otros lados.

Después nos fuimos a San José de Chiquitos donde se fundó Santa Cruz, a la entrada vi unos edificios de cuatro pisos con balcones y pintado de muchos colores, me dijeron que se llaman Cholets y que se inventaron en el Alto de La Paz. El pueblo es muy bonito y la Iglesia es hermosa y de piedra y comimos en la Plaza.

Después nos fuimos a Santiago de Chiquitos y no había nadie en el pueblo, entramos a un hotel en la plaza y entré y camine por todos lados, me subí  al segundo piso y tampoco había nadie, por eso nos fuimos a ver la Iglesia que es muy bonita y después al Mirador para ver los cerros y el valle de Tucabaca.

Escalamos una montaña, yo y Fanny, solo nosotras, porque los demás no pudieron porque estaban muy cansados. Allá arriba de la montaña es todo plano y hay un viento tremendo, fue muy cansador pero hermoso.

En la tarde volvimos al hotel y ya estaba la señora encargada; nos alojamos ahí y después cenamos con unos familiares y luego nos fuimos a la plaza a jugar.

Al día siguiente fuimos a Chochis a escalar una montaña, el Portón, que es un cerro de una sola piedra roja altísima, pero no pudimos porque el camino se había caído y FUE SUPER HERMOSO.

 También fuimos a la Iglesia, sus puertas y horcones de madera están talladas con figuras de indios chiquitanos y santos y sus paredes también. También fuimos a una cascada llamada el Velo de la Novia porque tiene esa forma y el agua es súper pero súper fría y luego nos volvimos a Santa Cruz.

POTOSI EL CERRO DE PLATA, UYUNI Y EL MAR DE SAL
Después nos fuimos a Sucre en avión y desde el aeropuerto en un taxi directo a Potosí y nos alojamos en Hotel Museo Cayara cerca de Potosí. Fuimos invitados por los parientes de Nicole que son los dueños. Cayara era una antigua hacienda, tiene 460 años, es de 1.557, pero está en muy buen estado.

Cerca del Hotel hay una cascada y varios arroyos. Nos llevaron a conocer la planta hidroeléctrica que hicieron hace muchos años. En esos lugares se cultiva papa, trigo, cebada, habas para la gente que trabajaba en las minas y también tienen  vacas para hacer quesos muy ricos.

Nos fuimos a Potosí y visitamos la casa de la moneda y allí golpeando un pedazo de plata con un matillo sobre un molde me hice una moneda, como se hacía antes y mi abuela también.

Después, para que Fanny conozca, visitamos el Convento de San Francisco y Santa Teresa y comimos calapurca, una sopa de piedra muy rica. Fue muy hermoso.

EL SALAR DE UYUNI

En Bus fuimos a Uyuni y allí nos alojamos por un día y fuimos a buscar un tour para que nos lleve por el salar.

El salar es un mar blanco y dicen que estaba en el fondo del mar y se elevó hasta más de cuatro mil metros. Hay una laguna llena de flamencos rosados, también una isla llena de cactus gigantes y en el camino se veían piedras volcánicas con formas ratas, de cóndor, de perezoso, de león, todo muy bonito. Al fondo está la frontera con Chile, hay muchas montañas nevadas, allí saque fotos increíbles e impresionantes, también fuimos a la isla del pescado y al atardecer en medio del salar vimos cómo se metía el sol. Nos alojamos en un hotel de sal muy bonito y su atención excelente. Todo es de sal, las mesas, las sillas, las paredes, el piso, las camas y la mesa de noche. El salar es un mar de sal, es muy hermoso me encanto, me fascino.

EN SUCRE LA CIUDAD BLANCA

De Uyuni nos fuimos en un Bus a Sucre, viajamos toda la noche y llegamos a dormir en el hotel Casa Solariega y luego nos fuimos a la casa de la libertad donde se fundó Bolivia, después fuimos al Parque Bolívar.

En Sucre fuimos a mostrarle el Arco del Triunfo y la Torre Eiffel a nuestra amiga francesa y mi abuelo le dijo que los franceses se copiaron de esas construcciones y después las hicieron en Paris. Nos subimos a la torre Eiffel y luego me alquile un caballo en el que pase por debajo del Arco del Triunfo.

En Sucre estaba mi tía Vanya, mi tío Marcelo, mi tío Juan Pablo, yo mis bisabuelos y Fanny y también nuestros parientes que vinieron de varias partes del mundo a la fiesta familiar. Conocí a casi toda la familia Urioste, porque fuimos a un bar y yo toque Despacito y el Himno a la alegría, en la noche de talentos. Al siguiente día comimos salteñas en El Patio y en la noche nos fuimos a una Gala, todo es muy elegante y hermoso.

Fuimos al GUEREO, la casa más bonita de  sucre donde nació mi bisabuela Pilar Urioste de Roca y ahora es de la Alcaldía. También al  Palacio que se llama de la Glorieta, fue construido por Francisco Argandoña que era minero de Huanchaca  y banquero en Sucre, allí vivía con su mujer Clotilde Urioste Velasco,

Al día siguiente nos fuimos a Yotala comimos picante y chicharrón, jugamos con los parientes y nos divertimos mucho y de ahí directamente al aeropuerto de Alcantarí y a Santa Cruz.

Fue muy hermoso el viaje me encanto y es hora de irnos.
ovidioroca.wordpress.com